lunes, 28 de enero de 2013

La mujer del César no solo tiene que serlo, sino parecerlo…

Una de las misiones de la organización Transparencia Internacional (TI), según su página web es “detener la corrupción, promover la transparencia, la rendición de cuentas y la integridad en todos los niveles y en todos los sectores de la sociedad”.

Su trabajo ha sido de gran ayuda a nivel global, por lo general sus las investigaciones son un referente consultivo sobre la percepción de corrupción de un país. En cuanto a la relación con la prensa debo decir que en casi todas las oportunidades sus directivos han tenido muy buena disposición.

Dada la naturaleza de esta organización, sería lógico pensar que quienes ostentan cargos directivos en TI global promuevan y practiquen los valores en que se basa este movimiento. De hecho las reglas de quienes lo presiden están muy bien especificadas en un “código de conducta” en el que se establecen varios puntos y valores que debe practicar esta persona. Por ejemplo, en su artículo V señala que (traduzco del inglés) “los miembros deben estar comprometidos con los mas altos estándares de integridad y rendición de cuentas para actuar de acuerdo a los valores guiados por los principios de TI y promover estos estándares y valores”.

No obstante, temo informar al “Board of Directors” que tal vez no todos sus directivos llenan o practican estos valores. Me da la impresión de que el presidente del Capítulo de Panamá, Lic, Jorge Molina no practica o ejerce estos requisitos.

Recientemente lo contacté para entrevistarlo sobre uno de los casos mas escandalosos de corrupción en la política de España donde uno de los investigados por las autoridades utilizó los servicios de IGRA, en Panamá a petición de su filial en Ginebra y producto de la solicitud formulada por Luis Bárcenas ex tesorero del PP registró una Fundación de interés privado a la que se le detectaron en Suiza 22 millones de euros en su cuenta bancaria. Bárcenas es investigado por supuestamente blanquear dinero proveniente de prebendas y sobornos.

Me explico. Buscaba obtener una respuesta de Molina sobre su reacción de usar sociedades para blanquear dineros de corrupción oficial que supuestamente uno de sus dignatarios que esta siendo investigado en España utilizó a través de la firma en la que él fue socio por varios años.

Molina nunca envió su respuesta por chat a pesar de haberla prometido, tampoco respondió varias llamadas telefónicas, mantiene su casilla de buzón llena lo que le favorece de evitar notificarse sobre cualquier mensaje. Esta conducta me dio la impresión de que se “oculta” cuando su deber como directivo de esta organización es promover la transparencia, tal como lo indican los estatutos de TI.

Al contrario, tengo la percepción de que prefiere evitar cualquier cuestionamiento sobre su desempeño como ex socio de la firma IGRA. No pongo en duda su capacidad académica o intelectual, no obstante su conducta no coincide con la investidura que ostenta.

En este asunto lo medular no se centra en la academia o intelectualidad del personaje, mas bien en la integridad personal y profesional, la ética, y estética en la transparencia con la que debería dar ejemplo. Quien preside un organismo como el mencionado debe estar fuera de toda duda o sospecha.

Que criterio puede tener el Presidente de Transparencia Internacional de criticar la corrupción criolla conociendo estos datos?

El caso Finmeccanica pareciera ser un típico caso de prebendas y corrupción para adquirir contratos de los distintos gobiernos a través de este tipo de “estrategias” y posteriormente blanquear los dineros producto de la corrupción a través de cuentas y sociedades anónimas en distintos países. Serían bien recibidas las evaluaciones de Molina como directivo de TI?

En el año 2009 el diario Panamá América reportó una conducta similar a la mencionada anteriormente. En el escrito periodístico (23/12/11) el diario aborda el cese del contrato al licenciado Molina por una pobre representación de la ASEP en un caso sobre una concesión hidroeléctrica que disputaban dos empresas. En dicho caso Molina actuaba en nombre de la ASEP, no obstante, en su fallo la Corte argumentó “que no hubo estrategia de defensa por parte de la ASEP, representada por Molina”. La nota agrega que la Corte declaró que la ASEP solo presentó un informe de conducta lo cual consideró un abandono de parte del abogado Molina, lo que a su vez le causó una importante afectación al Estado.

En aquel momento el diario afirma haber tratado de conseguir la versión de Molina, no obstante cita que “no hubo respuesta con respecto a este caso. Desde esas oficinas (la firma de abogados) informaron que Molina se encontraba en reuniones”.

Da la impresión de que existía muy poca cultura de rendición de cuentas por parte de un funcionario gubernamental o asesor legal estatal. La rendición de cuentas es uno de los pilares básicos en que se basa TI para evaluar o medir la percepción de corrupción en cualquier gobierno. Me pregunto si este tipo de actuaciones coinciden con los principios básicos que deben regir en los directivos de esta organización.

Por la buena imagen y percepción de TI, y por la valiosa labor que desarrolla esta organización a nivel mundial, quisiera hacer una invitación a sus directivos globales, especialmente a la sede ubicada en Alemania a que revisen el proceder y actuaciones de su presidente en el capítulo de Panamá.

Seguramente habrá una reacción interesante de los altos directivos de esta importante organización mundial.

1 comentario:

  1. Estimada Adelita:

    Soy de opinion de que esta entidad existe para unirse justamente todos los corruptos para autoprotegerseen forma muy disismulada. En lo personal no le tengo confianza a esta "Transparencia Internacional" LOS INGENUOS CAEN Y LOS USAN PARA LAVAR SUS ROSTROS DE TRASFONDO. Si hay opinion diferente la respetopero difiero. Saludos Ing. Humberto E. Reynolds de Unamuno

    ResponderEliminar