martes, 12 de junio de 2012

Análisis del reciente informe de la firma Fitch Rating

Panamá debe cuidarse de no sobrecalentar la economía, afirma Fitch Rating. El país que pasa por un periodo de inversión de gran infraestructura, uno de los mejores de su historia económica, muestra indicios de que esto podría ocurrir. Una de las señales que indican los expertos en el tema es la inflación doméstica generada principalmente provocada principalmente por los salarios y la falta de mano de obra especializada que requieren los proyectos y las empresas que invierten en el país. Con este problema en mano, el gobierno busca aminorar la escasez de profesionales en diversos rubros con planes de educación a corto plazo, mientras tanto el gobierno Martinelli emitió una resolución migratoria que otorga residencia permanente a inversionistas de ciertos países con el propósito de agilizar y suplir la mano de obra faltante. No obstante, la mas neurálgica - la educativa a largo plazo - es mas costosa y toma mas tiempo. Por su economía dolarizada Fitch Rating considera positivo el paso que transforma el Fondo Fiduciario al Fondo de Ahorro Panameño cuyo principal ingrediente es dar respuesta a situaciones de calamidad y permite y como el nombre lo dice un capital de reserva para el país.

Un tema delicado que será monitoreado por la firma con la intención de revisar la capacidad de ahorro nacional y evitar los altos deficits fiscales para poder enfrentar los compromisos a futuro. "En el caso de Panamá el comportamiento del FAP con una política macro prudencial es la clave para avanzar en una función crediticia" afirma Lucila Broide, de Fitch Rating. La expansión del canal para poder ahorrar en el futuro es imprescindible para continuar en una buena evaluación de este organismo. La calidad institucional tiene espacio para mejorar y por eso es importante mantener un buen comportamiento de estos instrumentos que le permitan seguir en los ritmos adecuados para continuar con la calificación de BBB que recibió recientemente el país.

Otro elemento importantísimo será despolitización que tenga el manejo del FAP precisamente para que sus dineros se utilicen de acuerdo a las reglas establecidas. Es fundamental que la ampliación del canal que aumentará la capacidad productiva del país, aunado a la infraestructura que realiza el gobierno tengan un efecto positivo en la población, dichos compromisos deben cumplir con el tema fiscal, pero mas importante aún que el valor absoluto de la deuda es mejorar el PIB. Panamá tiene una inversión pública del 3%, en comparación con su vecino Costa Rica que alcanza el 3%, si esta inversión genera mayor ingreso en el futuro, entonces la deuda que se ha contratado para estas infraestructuras no tendrían que ser un problema para el país, todo depende del manejo.

La economía panameña es muy abierta, el sistema bancario ha demostrado mucha prudencia, el crédito esta creciendo a ritmos altos pero no preocupantes, son conservadores en los prestamos y éstos mecanismos ayudan a la autoregulación, aunque ésta situación no implica que no hay que monitorearlos. En una economia dolarizada las cuentas fiscales son importantes para dar respuesta en tiempos de calamidad natural, o la crisis europea, la desaceleración de china, y el gobierno debe tener su fondo de ahorro. El nivel de endeudamiento se ve en porcentaje del PIB de Panamá ha ido cayendo fuertemente ahora esta en el 42% todavía es un nivel alto en relación a otros paises que tienen la misma calificación si tuviera el gobierno un plan mas pausado se vería con mas mesura.

[En Hora 9 Lucilda Broide, Directora del Informe de Panamá fechado el 31 de mayo 2012]

No hay comentarios:

Publicar un comentario