martes, 6 de octubre de 2015

El triángulo de Petaquilla

Los vínculos entre Ricardo Martinelli, exmandatario, Richard Fifer  y Raúl Ferrer, exdirectivos de la minera, se evidencian en comunicaciones

La Superintendencia del Mercado de Valores (SMV) pretende establecer la relación entre el exmandatario Ricardo Martinelli y la cuenta de inversiones High Spirit, ubicada en la casa de valores Financial Pacific.

La SMV busca demostrar así que el entonces mandatario utilizó información privilegiada para comprar y vender acciones de la minera Petaquilla Minerals, que se cotiza en la bolsa de valores de Toronto, Canadá.

Varios hechos han desnudado el vínculo entre Martinelli y la mencionada cuenta. Uno de ellos, según la investigación de la SMV que reposa en la Corte Suprema de Justicia que retrata la apertura de la cuenta High Spirit en marzo de 2010, es un correo electrónico.

La comunicación es entre Mariel Rodríguez, oficial de cumplimiento de Financial Pacific, y una de las empleadas de la casa de valores a la que Rodríguez le solicita asignar un numero de cuenta a nombre de High Spirit Overseas, y que debía hacer llegar la información de esa cuenta al señor ‘Ricardo', aunque no especifica el apellido.

Rodríguez le hace constar a su colega que el trámite debe realizarse a la mayor brevedad posible, y que se trata de una cuenta aprobada por el señor West, ‘un cliente importante', le reitera, aún cuando la documentación para la abrir la cuenta se encontraba incompleta. En ese momento hacían falta al menos 9 documentos en el formulario de verificación. Entre ellos, la SMV detectó que no se aportó la declaración jurada sobre el origen y destino de fondos.

Sopesan, además, la influencia en la directiva de la empresa minera de personas de entera confianza del exmandatario, como Raúl Ferrer, copartidario, nombrado en el 2009 como representante del Ejecutivo en la junta directiva de Panamá Pacífico.

Entre otras referencias, la SMV, remarca que la cuenta High Spirit, se tituló a nombre de Aaron Mizrachi, cuñado del exmandatario. Una tercera evidencia, según la SMV, radica en que personas de confianza de Martinelli, como Raúl Ferrer, ocupaba un cargo clave en la directiva de la minera, de donde pudo haberse nutrido de información privilegiada para transar en la bolsa de valores, según la SMV.

LOS VÍNCULOS
La Estrella de Panamá conversó con una fuente conocedora de las interioridades de la minera, quien reveló detalles acerca de la relación que sostenían Martinelli, Ferrer, y Richard Fifer, non executive president de Petaquilla Minerals, a quien el exmandatario había aconsejado mantenerse en España y con bajo perfil en la empresa.

En febrero de 2012, el principal directivo panameño de la minera canadiense Petaquilla Minerals Ltd., estaba a punto de "colgar los guantes". "Raúl Ferrer buscaba una salida honrosa de la empresa, se había cansado de lo que él denominaba luchar contra corriente", afirmó una voz que solicitó anonimato.

"En una ocasión, cerca a esa fecha, febrero, Ferrer mencionó a Fifer que no estaba cumpliendo con lo que le había pedido el número uno, refiriéndose a Martinelli, y también le solicitó colocar sus dos millones de acciones de Petaquilla Minerals con los contactos de Fifer sin tener que pasar por la subasta en el mercado de Toronto. Un acto calificado como un delito en el mercado", añadió esta persona.

La versión de la fuente en relación a las intenciones de Ferrer de abandonar el cargo, coincide con las declaraciones que Ferrer ofreció a La Estrella de Panamá en mayo de este año.

‘Yo renuncié varias veces, y finalmente me fui en el 2013. Tuve altas y bajas en los problemas con Fifer, pero siempre tuve la esperanza de que las cosas se iban a arreglar y que se vendería la compañía', manifestó Ferrer.

Hoy la mina se encuentra en completo abandono y llena de deudas. Ferrer asegura que al igual que otros inversionistas él también perdió dinero por el precio de la acción. A principios de 2014, la mina redujo drásticamente la extracción del metal, dejó de pagar a los proveedores y a los trabajadores que han interpuesto varios recursos legales para recuperar sus prestaciones.

Ferrer se deslinda de sus vínculos con Martinelli. Afirma que su designación en Petaquilla Minerals Ltd., no obedece a su amistad con el exmandatario, más bien asumió el rol como una oportunidad para ‘cuidar' de sus intereses y de los accionista que que conocía, manifestó entonces.

Ferrer explicó que su elección fue ‘una movida hábil de Fifer que necesitaba los votos en la directiva para reelegirse, y sabía que con una figura de credibilidad podría hacerlo'.

Ferrer, un empresario que contaba con 2 millones de acciones de la minera, se integró como parte de la directiva en noviembre de 2009. La investigación de la SMV, considera que tanto Raúl Ferrer, como Rodrigo Esquivel (representante legal de Petaquilla Gold) también participaron en compra y venta de acciones de Petaquilla por intermedio de sociedades o fundaciones en otras casas de valores.

A pesar de haberlo considerado como parte la directiva para posicionarse en la junta directiva, Fifer no mantenía la mejor relación con Ferrer. Este último la calificó como ‘muy mala' y ‘volátil'. ‘Tengo miles de correos electrónicos que muestran mi oposición a las decisiones que se hacían en la compañía', indicó Ferrer.

Según la fuente, "Ferrer era el enlace entre Richard Fifer, y Martinelli". Por ejemplo, ‘Ferrer le decía a Fifer que no acuda a ciertos sitios o eventos a los que asistiría el presidente, quien se cercioraba de que Fifer no coincidiera con él en las actividades relacionadas a la mina, como exposiciones en las tendría presencia Petaquilla", explicó la fuente.

En septiembre 7 de 2009, Martinelli y Fifer sostuvieron una reunión en la presidencia en la que afinaron los términos de cómo se operaría la mina. Producto de esa reunión "Fifer envió una carta al presidente en la que le agradecía la invitación y que se mantendrían comunicados vía electrónica para que todas las decisiones de la empresa se consultaran con Martinelli quien había condicionado la salida de Fifer de la directiva de la mina", indicó esta persona.

Ricardo Martinelli no quería cerca a Richard Fifer. Esa sería una de las condiciones impuestas por el entonces presidente al otorgar el permiso de comercialización y exportación de oro de Petaquilla Gold, subsidiaria de la canadiense, un momento con el que Fifer había soñado desde hacía muchos años.

DE LA CUENTA Y COMPRAS
La SMV detectó varias irregularidades en la cuenta High Spirit. La primera fue el ingreso de fondos iniciales de procedencia desconocida. "Como saldo para operar la cuenta se realiza la compra de acciones de Petaquilla por un monto de $984,772, transacciones comprendidas entre el 26 de marzo de 2010, al 15 de abril del mismo año, dejando la cuenta en negativo -9,293 (ver tabla)', se lee en la compulsa.

El 20 de abril, es acreditada a favor de High Spirit una transferencia de terceros procedente de la cuenta Caribbean Holdign Services, por $399,683. Cuenta que Mizrachi ha declarado públicamente ser el único accionista.

Nuevamente se procede a comprar, el 7 de octubre de 2010, un total de 3,534 acciones de Inmet Mining. Empresa minera colindante con Petaquilla Gold, que en 2013, concretó la compra de ciertas fincas de la mina.

Entre el 6 y 14 de diciembre de 2010, se procedió a la venta de las acciones por la suma de $1,967,320 con una ganancia de $771,148, puesto que el precio de la acción, según la SMV llegó a subir entre un 74% y un 103% el valor de sus acciones. La plata se transfiere el 21 de diciembre a una cuenta offshore del Global Bank. En total se transfieren $2 millones que incluían las ganancias de la inversión más los fondos desconocidos, según el informe de la SMV.

Un segundo bloque de compras de 242 mil acciones se registró en tres fechas: 22 y 29 de julio, y el 1 de agosto de 2011. La acción se adquirió en 0.77, y 0.89. A partir de la última fecha se inició el proceso de venta en forma escalonada, y finalmente el 14 de agosto de 2013 culminó la operación en la que el cliente perdió $94,133.

En marzo de 2012, la cuenta recibió una transferencia por $1 millón desde la cuenta de la sociedad Jal Offshore, cliente de Financial Pacific respecto a la cual la SMV interpuso una querella ante el MP, cuyo responsable es el abogado Ramsés Owens.

La cuenta de High Spirit se cerró el 30 de junio de 2014 con un saldo de 733,939.55 a un día de que tomara posesión la nueva administración gubernamental que relevó a Martinelli. El señor Gumersindo García, firmante de la cuenta, solicitó la liquidación del portafolio de inversión para que se transfieran los fondos a Digital Kingdom Ltd., a través del Banco Hang Seng Bank, con domicilio en Hong Kong. Una transferencia prohibida, toda vez que los pagos a terceros sin sustento legal no son permitidos, según la SMV.

Aunado a lo anterior, la SMV enlistó varias prácticas contrarias a la ley de valores que evidencian una relación de confianza entre los directivos Financial Pacific, y los beneficiarios o firmantes de la cuentas investigadas, entre las que se encuentra la cuenta personal del exmandatario: sobregiro en compras de inversiones no acorde con su monto de inversión; falta de contratos para estos sobregiros; transferencias recibidas y enviadas a terceros que no guadaban ninguna relación con el mercado de valores, sino que corresponderían a la regulación bancaria.

Petaquilla Minerals Ltd. contaba con 225 millones de acciones, de las cuales cerca de un 30% estarían en manos de accionistas panameños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario